Soldado celebra el 2-0 ante el Molde. Foto: UEFA

El conjunto nazarí golpea primero en la eliminatoria repitiendo el resultado de la ida ante el Nápoles

En la noche de hoy se daba la extraordinaria circunstancia de la disputa de un partido de octavos de final de la UEFA Europa League entre el Granada CF y el Molde FK noruego. Sí, una vez más el conjunto rojiblanco iba a disputar el partido más importante de su historia, y van ya… Todos hemos perdido la cuenta.

Ya avisó Diego Martínez que el once sería el más fácil de su vida, once jugadores de campo, dos porteros y tres canteranos; y así fue. El once puesto en liza por el gallego para la cita estuvo formado por Rui Silva en portería; con Víctor Díaz en el lateral diestro y Foulquier en el carril izquierdo con Domingos Duarte y Nehuén Pérez como pareja de centrales. Los puestos en la medular estuvieron repartidos entre Eteki y Gonalons -que volvió al once- en el doble pivote. Por delante Puertas partió desde el flanco izquierdo acompañado por Kenedy a la derecha con una novedad, la de Soldado como mediapunta. El único jugador en punta de ataque fue el incansable Jorge Molina. Los únicos jugadores de la primera plantilla que ocuparon banquillo fueron Aarón y Vallejo. Arnau (p.s.), Torrente, Isma Ruiz y Aranda del filial cerraron la lista de convocados.

Comenzó el Granada muy cómodo el partido, plantado en campo noruego provocando que los visitantes no saliesen de su área ante los continuos ataques nazaríes. La primera de este carrusel de ocasiones llegó en los primeros minutos en una apertura de Puertas hacia Kenedy, cuyo remate de primeras desde el perfil izquierdo detuvo el guardameta azulón. Sin embargo, dos minutos después, de nuevo Kenedy desde el carril derecho envió la bola al área para que el intento de Nehuén se marchara por escasos centímetros. Incluso algunos cantaron gol por el ángulo de visión. 

El cuadro de Diego Martínez estaba siendo muy superior en los primeros quince minutos, haciendo mucho daño por las bandas, aunque el Molde parecía deshacerse poco a poco de esa inferioridad inicial y empezaron a buscar huecos donde hacer daño en la zaga granadinista. No obstante, el bagaje arriba de los visitantes fue pobre y no inquietaron prácticamente a Rui Silva. 

Cada ocasión de los nazaríes era más clara aún que la anterior. Esta vez Víctor Díaz envió un caramelo al área con mucha rosca al que Haugen no llega y Kenedy en última instancia vio cómo la bola le pasó entre las piernas al hacer el gesto de rematar. Era cuestión de tiempo que el gol subiera al marcador. Un testarazo de Soldado repelido por el guardameta Linde fue el preludio de lo que ocurriría minutos después. 

Una vez llegados al ecuador de la primera mitad, tras un balón largo arriba, Soldado inició su batalla personal con Ellingsen por hacerse con la pelota. El defensa del Molde era el último en línea y cometió falta sobre el ariete valenciano; y no solo eso, sino que Jorge Molina que llegaba por detrás como una exhalación tras la ley de la ventaja de Raczkowski, se plantó solo delante de Linde, que no pudo hacer nada para evitar el primer gol que merecían los locales. 38 años tiene Jorge Molina, recuerden. 

El Molde se rehizo tras el tanto del delantero de Alcoy y comenzó a tocar la bola en campo granadino y con lo que conlleva, se vinieron arriba. Físicamente, la escuadra de Erling Moe se notaba muy fresca; su situación contrata con los 44 partidos de los pupilos de Diego Martínez. Las internadas más peligrosas las llevaron a cabo por la banda derecha y en un momento dado, estuvieron muy cerca de igualar la contienda en un lance en el que Domingos Duarte interviniendo de primeras y Rui Silva en dos tiempos al rechace salvaron al Granada. A pesar del susto, el línea levantó el banderín por posición antirreglamentaria de Eikrem al inicio de la jugada.

▷ Leer  Aitor Karanka: "Podríamos haber disputado el partido ayer, como tocaba"

El inicio de la segunda mitad fue más parejo que el del primer asalto. Ambas escuadras se hallaban bien plantados en sendos campos. Sin embargo, los ataques y ocasiones más claras seguía del lado de los nazaríes. En defensa, Nehuén realizó una más que destacable actuación, además de Kenedy, muy voluntarioso en la ayuda a sus compañeros.

Lo único reseñable del conjunto de Moe fue la ejecución de una falta de Eikrem  respondido con una manopla salvadora de Rui Silva. El Granada empezó a notar el peso en las piernas y comenzaba a empacharse el duelo. Aún así, Puertas sacó fuerzas de flaqueza para marcharse por la izquierda tras una dura entrada sobre Eteki, muy dolorido en el suelo por unos minutos. El almeriense recortó con sangre fría dentro del área, pero su disparo lo retuvo en última instancia un zaguero visitante. Poco después, Soldado gozó de otra ocasión que supondría casi el cierre del partido con un voleó tras un rechace bien respondido por parte de Linde.

Quince minutos antes del pitido final, el bueno de Roberto se resarció de esa ocasión errada minutos antes tras un saque de banda de Víctor Díaz, quien encontró a Puertas para que este se la dejara de cara y el valenciano sin dejar botar la bola la reventó al primer palo, donde esta vez el meta visitante no pudo hacer nada para evitarlo. Antes de dejar vista para sentencia la ida, fue expulsado en las filas noruegas Ellingsen por doble amarilla.

A diez minutos para el final, el brujo de Vigo decidió dar la oportunidad de que un granadino se estrenara por primera vez en Europa con el equipo de su ciudad. Y más alegría para el joven chaval si su cambio es la sustitución del segundo goleador en la noche de hoy. 

Antes de los cuatro minutos añadidos por Raczkowski, la plantilla del Molde protestó airadamente una acción en la que se vio involucrado Foulquier por posible penalti. Finalmente, no hizo falta la detención del juego para que el VAR dictaminara y el Granada se llevó al zurrón el primer asalto con el mismo resultado que contra el Nápoles.

El jueves que viene, Molde y Granada se verán las caras en la vuelta de octavos, que se disputarás en el Puskas Arena de Budapest a las 18:55 de la tarde. De nuevo y ante las adversidades por las múltiples bajas que sufren los rojiblancos, los jugadores volvieron a dar la cara, demostrando que son capaces de todo incluso cuando la empresa está complicada. Nueva exhibición de un Granada que da el primer paso para alcanzar los cuartos de final de la UEFA Europa League.

Ficha técnica

Granada C.F. [2]: Rui Silva; Víctor Díaz, Domingos D., Nehuén, Foulquier; Yan Eteki, Gonalons, Puertas (Vallejo, min. 90’), Soldado (Isma Ruiz, min. 80’), Kenedy; Jorge Molina.

Molde F.K. [0]: Linde; Pedersen, Sinyan, Gregersen, Haugen; Aursnes, Ellingsen, Hestad (Knudtzon, min. 66’); Eikrem, Sigurdarsson (Fofana, min. 74’), Ulland-Andersen (Bolly, min. 86’).

Goles: 1-0, Jorge Molina (25’); 2-0, Soldado (75’).

Árbitro: Paweł Raczkowski (comité polaco). Amonestó a Eteki por parte de los rojiblancos; y a Sigurdarsson, Eikrem y a Ellingsen por el Molde. Expulsó a Ellingsen por doble amarilla (71’).

Incidencias: Partido correspondiente a la ida de los octavos de final de la UEFA Europa League. Disputado en el Nuevo Estadio de Los Cármenes sin presencia de público en las gradas debido a la pandemia por la COVID-19.