Quini celebra el tanto de la victoria. Foto: Granada CF

El Granada remonta en ocho minutos un partido que se puso muy cuesta arriba, y le sirve para acercarse aún más a la permanencia

Real Valladolid y Granada CF medían fuerzas en el Estadio José Zorrilla en un encuentro con dinámicas distintas para ambos conjuntos; los de Diego Martínez llegaban a la cita en busca de la permanencia virtual tras caer con honor ante el Manchester United por 0-2 en el Nuevo Los Cármenes. Por su parte, los de Sergio González plantaron cara a todo un FC Barcelona en el Camp Nou, aunque cayeron con un gol de Démbéle en el último minuto.

Ni Soldado, ni Kenedy, ni Soro, ni Milla, ni Lozano -sin ficha- y Duarte -con lesión de ligamento exterior-, viajaron hasta tierras vallisoletanas. Con la vuelta de cuartos de final en Old Trafford, el técnico rojiblanco decidió reservar a jugadores habituales como Herrera, Neva, Víctor Díaz o Montoro. 

El encuentro comenzó con ocasión tempranera para los nazaríes en un centro desde la derecha de Vico que, ni Puertas en primera instancia, ni Molina después, llegaron a conectar para generar peligro. Posteriormente fue Quini quien aprovechó un fallo de la defensa local para brindar un balón a Eteki, que rematando con el exterior, vio cómo Masip sacaba una mano salvadora a córner. Machís quiso hacer de las suyas en el encuentro, intentando aislarse de su presunta agresión tal y como informó IDEAL en un bar del Cinturón metropolitano. El venezolano, recortó y su potente lanzamiento se marchó lamiendo la cepa del poste.

El conjunto de Diego Martínez ejercía como dominador del balón, aunque el Valladolid se sentía cómodo sin la posesión de la bola. A pesar de ello, consiguieron inquietar a la zaga nazarí con un intento en el que Orellana, con ganas de aplicar la ‘ley del ex’ disparó a puerta bien repelido por Silva. En el rechace del luso, Toni Villa, listo para empujarla al fondo de las mallas, vio cómo Quini se le adelantaba para despejarla a saque de esquina. 

La contienda se vio sumida en una espiral de pocas ocasiones hasta que cinco minutos antes del entretiempo, Vallejo cometió un penalti innecesario sobre Villa. Al lanzamiento se dirigió Orellana, que cumplió con la maldición mencionada anteriormente para convertirse en el máximo goleador del cuadro pucelano. Nada pudo hacer el parapenaltis Silva, que se venció al lado opuesto.

A la vuelta del descanso, Diego Martínez dio entrada al verde al venezolano Yangel Herrera en detrimento de Eteki, que tuvo la oportunidad en la primera parte de resarcirse de su penalti tan criticado ante el United en los minutos finales. Por parte de los blanquivioletas, Miguel Rubio sustituyó a Javi Sanchez, que se marchó entre lágrimas del verde tras una lesión.

En el segundo asalto las tornas cambiaron. La escuadra de Sergio González se sentía más cómodo con la pelota en sus dominios, con un Granada paciente en su campo para contragolpe y sorprender al Valladolid. La buena noticia pasada la hora de partido fue para el bisonte -que no es Dort- Luis Suárez. Diego Martínez, va sumando minutos al casillero del colombiano después de su larga lesión. Hoy, con 25 minutos por delante. A pesar de ello, la cruz es que dos minutos después de producirse su salida, Suárez vio la quinta amarilla, y se perderá el duelo en casa ante la SD Eibar. 

▷ Leer  Un Granada al límite sucumbe ante un arrollador Real Madrid (1-4)

El conjunto castellanoleonés generaba peligro cada vez que se acercaba a la meta de Rui Silva. De hecho, estuvo muy cerca de aumentar su ventaja en una acción larga de ataque que acabó con centro de Hervías con Kodro como receptor enviando a la madera su remate. Inmediatamente respondió el Granada con gol de Puertas en fuera de juego tras un buen remate de cabeza de Machís. 

Tras ese tanto anulado, los nazaríes se vinieron arriba, y tanto va el cántaro a la fuente que en el 78’ una gran jugada combativa de los visitantes en la que Puertas dejó pasar la pelota para la recepción de Foulquier que finaliza con una gran definición Molina tras el centro raso del lateral galo.

Incluso estuvieron cerca de remontar los rojiblancos con un contragolpe de libro orquestado por Darwin Machís que no llega a conectar el mismo entre los tres palos después de un buen servicio de Jorge Molina. Sin embargo, el héroe que más que nunca mereció ser héroe fue Don Joaquín Marín ‘Quini’. El lateral cordobés mandó directamente al fondo de las mallas un latigazo con su pierna diestra que dejó sin voz las gargantas rojiblancas.

El Granada supo esperar su momento con mucha sabiduría, lo que le permite sumar 39 puntazos y romper la mala racha a domicilio que le acerca a la permanencia virtual. Lanza así un serio aviso al United de cara al jueves en Old Trafford. Este Granada va muy en serio. 

Ficha técnica

Real Valladolid [1]: Masip; Janko (Nacho, min. 85’), Bruno, Javi Sánchez (Miguel Rubio, min. 46’), Olaza; Roque Mesa, Alcaraz, Toni Villa (Hervías, min. 65’), Orellana; Guardiola (Marcos André, min. 72’) y Kenan Kodro (Weissman, min. 85’). 

Granada C.F. [2]: Rui Silva; Foulquier, Vallejo, Germán, Quini; Gonalons (Luis Suárez, min. 65’), Eteki (Yangel Herrera, min. 46’), Fede Vico (Montoro, min. 55’), Puertas, Machís; y Jorge Molina (Víctor Díaz, min. 85’).

Goles: 1-0, Orellana (41’); 1-1, Molina (78’); 1-2, Quini (86’). 

Árbitro: Carlos Del Cerro Grande, del comité madrileño. Amonestó a Janko, Alcaraz, Masip y Bruno; y a Vallejo y Luis Suárez por parte del Granada.

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 30 de Primera división. Diputado en el Estadio José Zorrilla sin presencia de público en las gradas.