Nehuén erra una ocasión ante la meta cadista. Foto: Pepe Villoslada/GCF

El conjunto rojiblanco cae en el derbi y se complica repetir en Europa, cuyas opciones crecieron antes del duelo tras resultados ajenos

Granada CF y Cádiz CF volvían a verse las caras una soleada tarde de mayo repleta de los característicos ‘bulanicos’ que nos acompañan estas fechas. El contexto del duelo, bastante diferente al del que iba a ser el día del ascenso a Primera hace tres años, con un Cádiz prácticamente salvado y con un Granada dependiendo de sí mismo para repetir erasmus por el viejo continente por segunda temporada consecutiva. 

Tras la histórica remontada en el Camp Nou ante el FC Barcelona, Diego Martínez presentó un elenco con novedades respecto al de Barna. Montoro, Gonalons, Puertas y Jorge Molina eran las caras nuevas para afrontar el primer duelo en LaLiga en Los Cármenes ante el cuadro de Álvaro Cervera, que aterrizaba en tierras nazaríes después de empatar a domicilio ante el Real Valladolid. 

El encuentro comenzó con un ligero retraso, aunque con susto para los locales. Una transición magnífica defensa-ataque de los de Cervera puso en serios aprietos a la zaga granadinista, que vio como Sobrino le dejó el balón en bandeja a Negredo para rematar. El madrileño no logró conectar su disparo por un pelo y Foulquier estuvo atento para despejar el peligro. Respondió el Granada con un disparo de Quini desde una distancia considerable que no fue más allá del despeje ortodoxo de Ledesma. 

Con un ritmo alto de partido, las ocasiones llegaban con cuentagotas. Germán fue el primero en intimidar la meta amarilla con su típico cabezazo esta vez desviado. Poco a poco fue desperezándose el conjunto granadino y cerca estuvieron de anotar el primero en una gran jugada combinativa entre Puertas y Quini, pero el envío del cordobés lo evitaron bajo palos los cadistas. Quien sí estuvo cerca de resarcirse de sus errores en algunas jornadas, a pesar de estar cuajando buenas actuaciones en los últimos choques, fue Nehuén. El argentino remató a bocajarro una plata muerta procedente de un saque de esquina que repelió su compatriota y compañero de selección, Ledesma.

Sin embargo, fue el Cádiz quien desdibujó el resultado gafas en el luminoso. Negredo cazó un balón de cabeza completamente cuyo intento fue notablemente respondido por Aarón con una manopla espectacular. El rechace cayó en el pie al propio Negredo, que solo tuvo que cederla a Sobrino para que bajo la línea de gol rompiera la igualada.

Más que reacción nazarí al tanto en contra, fue sobrerreacción casita que, tras un fallo grave de Germán en el pase, Sobrino se quedó solo ante Aarón, quien aguantando al ariete, se hizo grande y abortó el que hubiera sido un golpe definitivo antes del descanso. 

A la vuelta del entretiempo, a Diego Martínez no le debió gustar lo que estaba viendo sobre el verde. Es por ello que el gallego dio entrada a Víctor Díaz y Kenedy por Nehuén Pérez y Puertas -muy poquito del almeriense en el encuentro más allá que aquella jugada aislada con Quini-. Se marchó también exhausto del terreno de juego Yangel Herrera en el minuto 54 dando entrada a Soldado, que formaría pareja de ataque junto a Jorge Molina, los dos ‘rockeros’.

▷ Leer  Soro regresa 80 días después

El Cádiz saltó al verde bien plantado, y no dejaba a los pupilos de Diego hacer grandes cosas, por lo que se encontraban muy cómodos. Fue ahí cuando Diego Martínez buscó tener aún más pólvora en la delantera con la entrada de Suárez por Machís, que tampoco tuvo su mejor día hoy ante su exequipo. 

Al Granada le estaba plantando cara el Cádiz y conforme pasaban los minutos más frustrados se mostraban los locales. La nota negativa la dio Kenedy. El de Santa Rita do Sapucaí saltó al campo nada más comenzar la segunda mitad y en el 78’ dijo basta. Muy aquejado y afectado tuvo que retirarse del tapete para dar entrada a Fede Vico.

Los minutos pasaban y los rojiblancos seguían incómodos. No encontraban la manera de hacer daño a un Cádiz esperando atrás y que a punto estuvo de aumentar la renta en una contra dirigida por ‘Choco’ Lozano y de nuevo con actuación sobresaliente de Aarón, aunque la jugada estuviera invalidada por posición antirreglamentaria.

El duelo se ensució en los instantes finales en una acción polémica entre Kali y Jorge Molina, donde los rojiblancos entendieron que era penalti. Algo tuvo que decirle Soldado a Díaz de Mera para que este mostrara fulminantemente doble amarilla al ariete valenciano, que por esa expulsión se perderá el duelo directo del lunes 10 en Sevilla. 

Con esta derrota, el Granada sigue con 45 puntos en su casillero y se complica repetir la temporada europea. A seis puntos está el Real Betis, próximo rival de los nazaríes en el Benito Villamarín. Última bala del Granada si quiere aspirar a cotas más altas.

Ficha técnica

Granada C.F. [0]: Aarón; Foulquier, Nehuén (Víctor Díaz, min. 46’), Germán, Quini; Gonalons, Herrera (Soldado, min. 54’), Montoro; Puertas (Kenedy, min. 46’) (Fede Vico, min. 78’), Machís (Luis Suárez, min. 64’) y Jorge Molina.

Cádiz C.F. [1]: Ledesma; Iza, Fali, Cala, Akapo; José Mari (Garrido, min. 90’), Jønsson, Salvi Sánchez (Jairo, min. 65’), Alejo (Malbasić, min. 90’); Negredo (Lozano, min. 78’) y Rubén Sobrino.

Goles: 0-1, Rubén Sobrino (39’).

Árbitro: Isidro Díaz de Mera, del comité castellanomanchego. Amonestó a Luis Suárez, Gonalons, Quini, Soldado y Aarón por parte del Granada; y a Negredo y Sobrino por parte del Cádiz. Expulsó a Soldado por doble amarilla (88’). 

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 34 de LaLiga Santander. Disputado sin presencia de público en las gradas.