Sergio Herrera intentando parar el potente disparo de Montoro. Foto: Pepe Villoslada / Granada CF.

Una genialidad de Montoro en los minutos finales salvan al Granada CF en su visita a El Sadar donde, pese al resultado, el conjunto andaluz tuvo iniciativa y voluntariedad (1-1).

Ángel Montoro al rescate. Nada nuevo hasta el momento. Una ocurrencia puntual vuelven a salvar los muebles a un Granada que continúa mostrando un nivel bajo, completando un duelo donde se resaltó la entrega y compromiso de una plantilla que no convenció a más de uno, viéndose brotes verdes respecto a los duelos anteriores pero sin nada que resaltar en demasía.

Desde luego el escenario y ambiente no eran los mejores para los de Robert Moreno. El Sadar con más de veinte mil espectadores divisando a un Osasuna que, sin mucho que hacer, encontró su recompensa aprovechando la pasividad defensiva de una zaga comandada por Víctor Díaz y Abram como pareja de centrales.

El Granada tenía un plan. Era lógico. Se pudo ver en ciertos tramos de la primera parte, donde sin mucha capacidad ofensiva se observaba un nivel que rozaba lo que buscaba el míster de los rojiblancos.

▷ Leer  El aplaudido detalle de Luis Milla con el CD Laguna

La lesión de Gonalons dinamitó todo, aprovechando esos minutos de incertidumbre los de Arrasate para abrir el marcador en el último minuto del primer acto con un tanto de Chimy Ávila.

Los cambios de Moreno no se entendieron. Tener a jugadores polivalentes no significa que los puedes poner en cualquier lado, y más por jugadores puros y excelentes en lo suyo. No obstante, la segunda parte fue de menos a más. El club andaluz encerró a Osasuna tras la clara expulsión de Cote.

La inferioridad numérica les sirvió para volcar todo su fútbol en zona de tres cuartos y volcar balones al área que no encontraron destinatario. Vuelta a lo mismo. Hay iniciativa pero no soluciones que ratifiquen los resultados.

Llegó el tramo fatídico. Esta vez los últimos minutos fueron benévolos. Jugada aislada y golazo de pícaro en el 89. Todo esto gracias a la aparición de un ángel. El punto se puede hacer bueno si se saca una victoria ante el Getafe la semana que viene. Una clara final.