Collado regateando a varios jugadores del Granada CF. Foto: LaLiga Santander.

El Granada CF consiguió un titánico empate ante el FC Barcelona en los coletazos del partido gracias a un imperioso gol de Puertas en el final del juego.

El duelo comenzó muy animado por parte nazarí, que tuvo varias llegadas inquietantes, pero no peligrosas. Pese a ello, el Barça se fue adueñando poco a poco del juego y de las ofensivas más claras.

Gavi puso desde la banda un gran centro lateral que cabeceó a la perfección Luuk De Jong, introduciéndolo en la portería de Maximiano. Tras revisarla en el VAR, González Fuertes ratificó su decisión inicial y no dio el gol por válido debido a la posición antirreglamentaria de Gavi.

El Granada no se arrugó y respondió con un zurdazo de Machís que requirió de la intervención de Ter Stegen, que palmeó el balón y evitó su entrada.

▷ Leer  El Granada cae a Segunda División

En la segunda parte, ambas escuadras salieron más animadas y con poderío. El Barcelona fue el que tardó menos en dar un golpe en la mesa tras un duro remate de un explosivo Luuk De Jong que batió a su marca y solidificó un disparo imparable para Maximiano.

El Granada continuó cuajando un imperioso partido y siguió intentándolo hasta el final. La expulsión de Gavi a diez minutos del final dio un giro dramático en los acontecimientos. Los rojiblancos asediaron a los pupilos de Xavi y en los últimos minutos de juego, Puertas consiguió el empate (1-1) que tanto estaban ansiando los granadinos tras culminar la jugada con un remate con su pierna menos hábil que mandó al palo contrario de Ter Stegen.