El Granada llega a la segunda vuelta con luces y sombras. Fotos: LaLiga

El cuadro rojiblanco ha sumado 23 puntos en total y aguanta lejos del descenso, aunque algunas de sus actuaciones han dado que hablar

El Granada CF ha completado la primera vuelta de la era Robert Moreno. Lo ha hecho con un balance de cinco victorias, ocho empates y seis derrotas en 19 partidos. Lo cierto es que no ha sido nada fácil para los rojiblancos, que han tenido que pasar por derrotas duras para llegar hasta final de la primera vuelta con un rendimiento notable, doblegando a todo un Atlético de Madrid o goleando a un rival directo como el Mallorca por 4-1.

Los rojiblancos no terminaron de arrancar hasta octubre. En agosto, empataron ante Villarreal en la Cerámica (0-0) y Valencia en Los Cármenes (1-1). Además, antes de finalizar el mes, sufrieron un severo correctivo ante el Rayo Vallecano con un 4-0, encuentro en el que comenzaron a saltar las dudas sobre Robert Moreno y su equipo.

Ya en septiembre, la cosa no mejoró. El mes comenzó con una dura derrota en los últimos minutos en el derbi andaluz ante el Real Betis Balompié por 1-2. Y el futuro no pintaba bien, por delante un Tourmalet, visitar el Camp Nou ante el FC Barcelona, donde casi se logra la victoria (1-1). Pocos días después, para cerrar el verano, visita el feudo nazarí la Real Sociedad, que también consiguió los tres puntos en los últimos minutos (2-3). Y para cerrar el mes, derrota de las dolorosas por la mínima en Balaídos en el 94′ ante el Celta.

Para comenzar octubre, el Granada pareció tomar carrera. Un ‘Rochinazo’ dio los tres primeros puntos de la era Robert Moreno en un partido que era vital para él. Posteriormente, se viajó a Navarra para salvar, de nuevo in extremis, un punto muy valioso con una genialidad de Montoro desde mediocampo (1-1). Después de Pamplona, llegó a Los Cármenes el Getafe. Un duelo de necesitados muy poco vistoso que acabó con Molina salvando los muebles contra su exequipo en el 97′.

En Noviembre, hubo reencuentro con Soldado en el Ciutat de Valencia. Un reencuentro dulce para los nazaríes, que ahogaron las penas y también al Levante con un contundente 0-3. Sin embargo, en el siguiente duelo a domicilio, los rojiblancos cayeron por 2-0 ante el RCD Espanyol mostrando, eso sí, una buena imagen. No se lograría dar la sorpresa ante el Real Madrid con una derrota esperada pero abultada por 1-4. Posteriormente, en la accidentada visita a San Mamés por las lesiones, se consiguió rascar un buen punto (2-2).

Diciembre, mes de la rendición y de Jorge Molina

El Granada CF comenzaba a tomar forma a pesar de los resultados. El fútbol que se veía y las ideas, eran otras. Nada más comenzar el mes de dieciembre, los rojiblancos vencieron a tres minutos del final al Deportivo Alavés en un duelo directo de infarto (2-1). La escuadra granadina visitó días después el Nuevo Mirandilla, en un encuentro muy gris de los de Robert Moreno marcado por las polémicas arbitrales. Molina salvó de nuevo los muebles en el noventa (1-1).

▷ Leer  El Granada CF se enfrentará al CD Leganés en los dieciseisavos de la Copa Del Rey Juvenil

Sin embargo, lo mejor estaba por venir y el Granada CF regaló a sus aficionados un 4-1 ante el Mallorca en Los Cármenes con un triplete de un Jorge Molina estelar. Apenas tres días después, se disputó en el mismo escenario el encuentro correspondiente a la jornada 9, retrasada de meses anteriores entre el Granada CF y el actual campeón de liga Atlético de Madrid. Una cita que quedará en la retina de la parroquia rojiblanca con una grandiosa victoria por 2-1 para romper el maleficio de 48 años sin vencer a los colchoneros.

Año Nuevo, caraja nueva

Para cerrar la primera vuelta, el conjunto de Robert Moreno visitó un lugar dulce para la afición granadinista: el Estadio Martínez Valero para enfrentarse al Elche CF. En un encuentro marcado por el protagonismo arbitral, el Granada CF no logró pasar del empate ante los franjiverdes, que a pesar de estar con uno menos durante toda la segunda mitad, consiguieron inquietar a los rojiblancos. Posteriormente, en rueda de prensa, el propio Robert Moreno confesó que vieron peligrar el partido.