Los reconocimientos médicos se harán el mismo 4 de julio. Foto: Pepe Villoslada / GCf

La principal novedad del entrenamiento ha sido la ausencia de Torrente, que ha realizado una sesión de recuperación al margen.

El Granada CF abrió la puerta a los medios de comunicación en los primeros 30 minutos del entreno dirigido por Rubén Torrecilla. La primera diferencia que hemos podido observar es el tiempo permitido para ver el entrenamiento. En la anterior etapa con Robert eran solo los primeros quince minutos, mientras que con Torrecilla se han podido presenciar más de treinta minutos.

A falta de cuatro días para una nueva final en Los Cármenes, ante un viejo conocido como es el Elche, los medios hemos estado presentes en la primera parte del entrenamiento en la mañana del martes. Aunque no en gran cantidad, se pudo observar cómo son las sesiones del nuevo entrenador. El extremeño estuvo acompañado en todo momento por otros dos ex futbolistas del Granada, las leyendas Mainz y Lucena. En el caso del primero se debe a que es su segundo, ya lo era en el Recreativo y en el juvenil con el que consiguieron la clasificación a la Copa. Lucena lleva ya varias temporadas como delegado, además de nexo entre el cuerpo técnico y la plantilla.

Hoy han entrenado todos los disponibles de la plantilla, que antes de saltar al césped se ejercitaron en el gimnasio. A estos disponibles se ha sumado Escudero, con el que aún se tiene algo de precaución, pero se espera que reaparezca en la convocatoria de esta semana. Al margen han estado Neyder, sin debutar oficialmente todavía con la elástica rojiblanca, y Torrente, que a falta de confirmación por parte del club, parece que sufre alguna molestia que le ha impedido participar en la sesión junto al grupo. Sorprendió que ningún canterano, teniendo en cuenta que Isma Ruiz lleva toda la temporada en dinámica del primer equipo, participase en la sesión, especialmente por Barcia que sí estuvo en el entrenamiento de ayer o Pepe, un habitual en la dinámica del equipo mayor. Entrenaron con total normalidad los jugadores que han contado menos para Robert pero que ahora comienzan de cero, con una segunda oportunida y un nuevo entrenador al que agradar, como son Eteki, Bacca o Soro.

▷ Leer  Paco López: "Nos vamos fastidiados porque veníamos con mucha ilusión"

El entrenamiento ha comenzado con una charla por parte de Rubén Torrecilla, en la que escuchaban muy atentos los futbolistas. Se respiraba muy bien ambiente, con muchas bromas y algo más destensado de lo que se podría esperar si tenemos en cuenta la situación deportiva en la que se encuentra el equipo. Para motivar a los futbolistas, Torrecilla ha puesto en juego una cena, que tendrían que pagar los perdedores de los distintos ejercicios.

Debido al poco tiempo con el que el nuevo entrenador cuenta para preparar el importante partido del sábado, los entrenamientos deben servir para enseñar a los futbolistas los mecanismos fundamentales en ataque y en defensa, sin entrar en demasiado detalle; si Torrecilla consigue ganar y quedarse con el cargo, ya tendrá tiempo de hacer totalmente al equipo a su manera de jugar. El primer ejercicio de la sesión de hoy ha sido un rondo, sin defensores, para empezar activar a sus muchachos, como calentamiento. La intensidad ha ido in crescendo, los ejercicios posteriores ya contaban con defensas dentro del rondo, en los siguientes incluso con varios equipos en cada rondo. Rubén ha estado muy cerca en todo momento, dando muchas instrucciones y motivando a sus jugadores. También ayudan mucho instruyendo Mainz y Lucena. Los equipos perdedores contaron con un castigo, el tan conocido «pasillo».

Lo dejó claro el ya ex entrenador del filial, con estos ejercicios busca un toque rápido de balón, la presión fuerte tras pérdida y la comunicación entre los futbolistas. Por supuesto, las tareas más específicas y técnicas las ha trabajado una vez la prensa ha abandonado la Ciudad Deportiva, seguramente probando el once inicial que tenga en mente para la próxima jornada, veremos si con alguna sorpresa. A prioiri cuenta con las bajas de Gonalons y Arias, suponiendo que, tras lo visto hoy, Escudero estará disponible y Torrente es duda.

Sin duda parece que la plantilla ha reseteado la mente con el cambio de entrenador, ahora están más intensos y los ánimos no podían ser mejores, con constantes bromas y vaciles entre los presentes. Ahora falta por ver si esto se plasma en los próximos partidos, vitales para la salvación.