Petrovic intentando regatear a un jugador del Cádiz. Foto: Pepe Villoslada/GCF

Hasta ahora, solo Maximiano, por el que se pagaron cuatro millones y medio de euros por su traspaso, ha tenido un rendimiento positivo.

Entre lesiones, adaptaciones, cambios de sistema por parte de Robert Moreno y mal juego, ninguno de los fichajes, tanto de los veraniegos como los invernales ha conseguido entrar en el once titular del Granada. Esta temporada, el club nazarí ha incorporado a diez futbolistas, con un gasto total aproximado de quince millones de euros, algo que choca con el discurso de austeridad que ofreció Patricia Rodríguez a principios de temporada. En parte, este gasto ha sido posible gracias a los fondos CVC y a la venta de Machís a la MLS, ya que esta se tenía por segura, aunque finalmente no se pudo realizar debido a sus problemas judiciales en España.

La portería se reforzó con el ya mencionado Maximiano, que venía con la ardua tarea de reemplazar al portero titular del mejor Granada de la historia, Rui Silva. No solo ha cumplido con este objetivo, sino que incluso lo ha mejorado, siendo actualmente el portero con más paradas de la Liga (aun con varios partidos menos que muchos de los guardametas titulares). No solo es el mejor futbolista de su equipo, sino que es, sin duda, uno de los mejores porteros de la actual temporada en toda la liga española.

La defensa, una de las zonas del campo donde el equipo más está sufriendo, no ha sido reforzada en invierno. Sí que se reforzaron ambos laterales en verano ante las salidas de Adrián Marín a Portugal y Foulquier, a última hora. Como reemplazo del zurdo se fichó, gratis tras acabar contrato con el Sevilla a Escudero, el cual ha tenido tramos en los que ha jugado minutos, aunque todos desde el banquillo y para cerrar los partidos con doble lateral por delante de Neva. No ha llegado a ser competencia real para el gaditano. Sustituyendo al francés, vino cedido hasta final de temporada Arias, que comenzó la temporada sin ritmo de competición y, cuando parecía que se acercaba un poco a su nivel, volvió a sufrir una lesión de larga duración. También se reforzó la zona central, de manera libre, con Abram; que deportivamente ha sido un fracaso total ya que salió cedido en el mercado invernal.

La medular, en verano, se reforzó con Monchu, del que se esperaba mucho tras su gran temporada en segunda con el Girona, y que, al igual que Abram, ha salido cedido a Segunda, para intentar recuperar su mejor nivel y volver para competir por un puesto la próxima temporada. No volverá a Granada si su equipo consigue el ascenso, ya que el Valladolid cuenta con una opción de compra si esto sucediese. Ante la salida del balear, en enero se pagaron más de dos millones de euros por Petrovic. El joven, de 22 años, aún no ha sido titular y se espera más de él, ya que en muchos momentos de los partidos se le ve tímido. Es cierto que ya ha conseguido ponerse por delante de Montoro en las rotaciones.

▷ Leer  Leganés 1 - 0 Granada: La inferioridad numérica puede con un Granada que dio motivos para merecer más

La zona ofensiva ha sido una de las más reforzadas, con hasta seis futbolistas nuevos. Se consiguió, en verano, la vuelta del idolatrado Rochina, que entró poco a poco en el equipo, hasta que empezó a ser importante con el brillante gol que dio la primera victoria de la temporada ante el Sevilla. Sin embargo, en su mejor momento, sufrió un esguince que le ha mantenido demasiado tiempo fuera del campo. Actualmente, está intentando recuperar su anterior nivel de juego. La mayor decepción, sin duda, la encontramos en Bacca, que llegó a la ciudad andaluza con un gran prestigio, tras jugar una final de la Europa League; aunque, para sorpresa de todos, no se ha podido ver nada de lo que era el cafetero en temporadas anteriores. Se rumoreó mucho sobre una posible salida en invierno, debido a su pobre rendimiento. En invierno, se ha reforzado aún más la parcela atacante, con jugadores como Raba, apenas visto en un cuarto de hora ante el Madrid, y tras ello desaparecido. El futbolista por el que más se ha pagado este año es el uruguayo Arezo, de 19 años, muy ilusionante tras sonar para equipos como Atlético o Inter. Jugó de titular en San Sebastián, errando una ocasión clara ante Remiro, pero en los dos partidos posteriores, Moreno no le ha dado un solo minuto.

Los dos futbolistas que se encuentran entre la decepción de Bacca y el éxito de Maximiano, son Uzuni y Collado. Ambos han entrado bastante en juego desde su llegada, contando con varias titularidades. Las sensaciones que están dejando, gracias a la entrega del primero, y la calidad del segundo, están siendo buenas. Aún así, necesitan subir un punto más su rendimiento, en el caso del extremo albanés su punto débil es la puntería, ya que las oportunidades las tiene. El catalán necesita atreverse más y disparar a puerta más a menudo, ya que cuenta con las cualidades necesarias para ser decisivo en lo que queda de temporada.

De esta manera, nos encontramos con un solo futbolista nuevo que se ha consagrado en el once titular, curiosamente, el que tenía la tarea más complicada. Incluso algunos canteranos como Torrente, desde que tuvo su oportunidad debido a las lesiones, e Isma Ruíz, que gozó de la titularidad ante Atlético y Cádiz por delante de Gonalons y Petrovic. Está claro que muchos de ellos son futbolistas muy jóvenes, y que vienen de ligas menores, por lo que en el futuro se espera que cumplan con las expectativas que han levantado, tanto deportivas como económicas en caso de venta.