Petrovic recibiendo una falta por parte de Jesús Vázquez. Foto: Pepe Villoslada / GCF

El encuentro liguero de la jornada 27, disputado en Mestalla entre Valencia y Granada, acabó 3-1

Sigue sin ganar el Granada, ya van nueve partidos seguidos en los que los rojiblancos lo máximo que reciben es un punto. No solo los resultados siguen siendo negativos, las sensaciones, especialmente en la segunda parte, han vuelto a ser pésimas y cada vez hay menos tiempo para revertir la situación y alejarse del pozo.

Los locales llegaban a este partido sin haber pasado ni tres días de su victoria ante el Athletic, consiguiendo un hueco en la final de la Copa del Rey, además de una plaza en la Supercopa. Se podía preveer que llegarían cansados, con muy pocos entrenamientos y, por tanto, con muchas rotaciones. Si sumamos las numerosas bajas y sanciones con las que los valencianos contaban, se presentaba como una gran oportunidad de alejarse del descenso y revertir la pésima dinámica de los visitantes, sin ninguna victoria desde 2021.

Robert Moreno volvió a plantear una formación distinta, en esta ocasión paso de los tres centrales a un 4-3-3, dándole entrada en el once a Petrovic como pivote defensivo, Montoro colocado por delante del anterior y Víctor Díaz en el lugar habitual de Quini, siendo esta la primera titularidad del refuerzo serbio.

El partido empezó de una manera favorable para el Granada, cuando tan solo se llevaban disputados tres minutos de partido, se lesionó Lato y tuvo que ser reemplazado por Jesús Vázquez, del filial. A su vez, Lato estaba sustituyendo al lesionado Gayà. Los rojiblancos, en los primeros minutos del partido, contaron con varias llegadas peligrosas pero, como viene siendo habitual, ninguna de ellas finalizada siquiera entre los tres palos. Sin embargo, esta sensación de posible peligro que estaban creando los andaluces duró un suspiro, posiblemente porque el Valencia salió aún pensando en la clasificación a la final de Copa.

La primera ocasión clara por parte de los locales llegó en en el minuto 19 de partido, con un tiro al palo de Guedes, que ya marcó un golazo en las semis de Copa, en esta ocasión además se encontraba en situación de fuera juego. Durante estos minutos, el Granada, totalmente controlado por los chés, basó su juego en lanzar, sin ningún tipo de precisión, balones a la espalda de la defensa intentando que Uzuni o Suárez llegasen a alguno de ellos. No había ningún tipo de control del centro del campo rojiblanco, pese a contar con un jugador más que en los últimos partidos, los mediocentros se dedicaban a tapar y despejar el balón lejos de la portería sin ninguna incidencia en el juego.

Sobre la media hora del partido, cuando Milla y Montoro comenzaron a estar cerca del esférico, los nazaríes mejoraron las sensaciones, contando de nuevo con acercamientos a la porteria de Jaume y con buenas asociaciones, esta vez con más precisión en los pases y regates. No obstante, la primera parte acabó sin goles, con unos primeros cuarenta y cinco minutos muy igualados en los que ambos contaron con buenos minutos. Por parte de los granadinos, Petrovic dejó buenos minutos en su primer partido como titular dando mucha libertad a Milla y Montoro. Se destapa como una buena alternativa a Gonalons.

El segundo envite del encuentro se inició sin cambios en ninguno de los equipos, seguirían los mismo 22 sobre el verde. Las primeras ocasiones de esta parte fueron para el Valencia, con un Granada que daba la sensación de no haber salido aún del vestuario. Tuvieron los blanquinegros dos llegadas y, como dice el refrán, a la tercera va la vencida, el primer gol del partido llegó en el tercer acercamiento de los locales. Soler centró la falta y Guedes la remató, de cabeza, ante la pasividad de la defensa rojiblanca. Tan solo tres minutos después, los de Mestalla consiguieron el segundo sol, otra vez de cabeza en otro centro de Soler. Esta vez el goleador fue el charrúa Maxi Gómez, que llevaba cuatro meses sin ver puerta. Se echó por tierra así, en cinco minutos, la buena primera parte del equipo.

▷ Leer  Leganés 1 - 0 Granada: La inferioridad numérica puede con un Granada que dio motivos para merecer más

Reaccionó el Granada de la mejor manera posible, tras dos mazazos, sin rendirse y consiguiendo un gol que devolviese la esperanza a los rojiblancos. Lo volvió a intentar Uzuni en una brillante carrera, regateando muy bien a un defensa y poniendo un gran centro a Suárez, no hizo falta que definiese el colombiano, ya que entre Guillamón y el portero metieron el balón en su propia meta. Buscó Moreno ir a por el partido metiendo a Machís por Puertas, sin embargo, estaba siendo tan frenético el partido que no dio tiempo ni a hacerse el cambio puesto que Torrente cometió penalti sobre Maxi. Lo convirtió Soler, engañando por completo a Maximiano.

Se ponía demasiado cuesta arriba el partido para un equipo que no se muestra realmente competitivo más que en momentos puntuales. No quedaba más que seguir intentándolo, a pesar de que las opciones fuesen remotas, y el entrenador catalán introdujo a Molina por Montoro, buscando tener más presencia ofensiva. Pasaban los minutos sin que sucediese nada relevante en el juego, algo favorable para el Valencia, que contaba con ventaja en el marcador y con el control de la pelota. Realizó el técnico del Granada sus últimos tres cambios: Rochina, Arezo y Quini; salieron Milla (quedó Petrovic como único mediocentro real), Víctor y Suárez. No tuvieron ninguna incidencia, ya era tarde para cambiar las cosas, incluso Rochina, nada más entrar, falló dos pases y fue amonestado, al igual que Quini.

Continuó el partido sin hechos importantes, totalmente cerrado a favor del Valencia y con un Granada desolado. Descontó cuatro minutos el árbitro, y termino así otro fatídico partido de un equipo que conforme pasan las jornadas se encuentra más próximo a los clubes situados en puestos de descenso, y que cada vez está más cerca de volver a una situación totalmente opuesta a lo vivido en los últimos años. Sin duda, lo peor son las sensaciones de incapacidad que da una plantilla con calidad de sobra para conseguir mantenerse un año más en Primera.

Ficha técnica

Granada CF: Maximiano; Víctor Díaz, Germán, Torrente, Neva; Petrovic, Milla, Montoro; Puertas, Suárez y Uzuni.

Valencia CF: Domenech; Foulquier, Guillamón, Cömert, Lato; Musah, Racic, Soler, Guedes; Marcos André y Maxi Gómez.

Goles: Valencia CF: Guedes 48´, Maxi Gómez 51´, Soler 61´.

Granada CF: Jaume 55´(P.P).

Árbitro: Pizarro Gómez. Colegiado del comité madrileño. Amonestó a los locales Cömert, Yunus y Marcos André. Y a los visitantes Rochina, Quini y Víctor Díaz.