Germán durante el partido ante el Celta de la primera vuelta. Foto: Pepe Villoslada / Granada CF.

Karanka solo contará con tres efectivos -uno de ellos Arias, cuatro meses después- para confeccionar la zaga rojiblanca.

Tras uno de los mejores partidos, defensivamente hablando, del Granada esta temporada, Karanka tiene un gran problema que ha de resolver de cara a este domingo. No es otro que la elección de su defensa, a priori en una línea de cuatro, en la que solo cuenta con uno de los titulares habituales. A las lesiones de Neva y Torrente se suman las sanciones de Quini, Víctor Díaz y Domingos, por tanto la línea de atrás queda en jaque.

Esta situación empeora aún más si tenemos en cuenta que el Granada es un equipo que encaja muchos goles y que, además, su nuevo entrenador busca crecer a través de la organización y solidez defesiva. Solo estarán disponibles del primer equipo Germán -titular durante esta temporada-, Escudero, que hasta ahora ha suplido correctamente a Neva y Arias -sin un solo minuto desde finales de diciembre, cuando se lesionó ante el Atlético. A los tres jugadores mencionados, se suman otros tres jugadores del filial granadino que tendrán la oportunidad de debutar esta temporada en liga: Pepe, Barcia y Brau. El primero de ellos, ya tuvo cierto protagonismo la temporada pasada, con Diego Martínez, especialmente en la fase de grupos de la Europa League y es el que cuenta con más papeletas para aparecer en el once inicial, ya sea como central o como lateral derecho. Barcia, capitán del Recreativo, debutó el año pasado en el polémico partido ante la Real Sociedad, a priori, cuenta con menos opciones de salir de inicio; de ser así sería acompañado a Germán como central diestro. Por último, Brau, el menos experimentado de los jóvenes, aún no ha debutado con el primer equipo. Durante esta temporada ha jugado tanto de lateral como de central por la izquierda en línea de tres defensas. Las probabilidades de que juegue como titular el domingo son bajas, en todo caso lo haría de lateral izquierdo.

Karanka tendrá que hacer todo un tetris para configurar la línea de cuatro hombres que defenderán la portería de Maximiano. En principio, la opción más probable, por experiencia y por ser la que menos posiciones trastoca sería la siguiente: Escudero, Germán, Pepe y Puertas. Con esta posibilidad entraría el canterano con más trayectoria, en su posición principal, y Puertas pasaría a jugar como lateral. El almeriense ha jugado en esta demarcación cuando el Granada se ha puesto por detrás y se buscaba la remontada; también ha jugado como carrilero con la situación adversa, con la idea de defender el resultado. Otra opción también problable es jugar con una línea de cuatro conformada por: Escudero, Germán, Petrovic y Pepe. Petrovic es un jugador veloz, con un gran físico y una buena salida de balón, pero que nunca ha jugado como defensa. Pepe jugaría en la misma posición en la que disputó la mayoría de minutos el año pasado con el primer equipo. Además, conllevaría cambiar también el mediocampo al quedar Milla sin su pareja de baile de 2022, podrían entrar ahí Montoro, Gonalons o Eteki.

▷ Leer  Aitor Karanka: "Estamos mejor que hace un mes"

Otras combinaciones poco probables debido a la falta de experiencia o de ritmo sería colocar a Gonalons como defensa central. El francés ya ha jugado algunos partidos a lo largo de su carrera en esta zona del campo, sin embargo, tantos meses sin competir hacen algo difícil su participación de inicio. También podría variar el lateral derecho, con Arias, que al igual que Gonalons lleva muchos meses sin tocar el verde, o Uzuni, que suele pecar de desorganización y no cuenta con más que un buen partido como carrilero, ante el Sevilla. Si Karanka es valiente y no tiene demasiado en cuenta la experiencia, podrían jugar de inicio Barcia y Pepe en la zona derecha de la defensa. Por último, la variable más imaginativa sería darle la oportunidad a Brau como lateral, con Escudero -que jugó un buen partido ante el Alavés como central- y Germán como dúo central y con Pepe o Puertas en el costado derecho.

En definitiva, el partido del domingo se presenta como una quimera para el entrenador del Granada, que se habrá desgastado durante la semana para resolverlo de la mejor manera posible. Intentando continuar esa imagen competitiva que dio el Granada hace unas semanas en el Wanda , creciendo desde la defensa y la portería a cero, buscando explotar la calidad de los jugadores de ataque ante una defensa celeste en la que no estará el exgranadinista Murillo.