Sergio Escudero durante el partido. Foto: Pepe Villoslada / GCF

Con este triunfo el equipo rojiblanco se queda a tan solo un paso de la salvación.

El conjunto granadino derrotó por la mínima al Athletic de Bilbao, consiguiendo así una victoria en el Nuevo Los Cármenes -la primera de este año-, algo que no sucedía desde diciembre de 2021, hace casi cinco meses. No fue sencillo conseguir los tres puntos, vitales para el objetivo de la permanencia.

El encuentro arrancaba de la mejor manera posible para los locales, con un ambiente espectacular que, a pesar de ser jornada intersemanal, contaba con su afición muy enchufada y animando desde el primer momento. Respondieron los jugadores y arrancaron el choque con mucha intensidad, orden defensivo y decisión -en definitiva, lo que se le debe pedir a un equipo que pelea por mantener la categoría-. En frente, un equipo que no salió al campo de la manera que le hubieste gustado a su entrenador, Marcelino, ya que el Granada se postuló como el protagonista de la primera parte.

Ya en el minuto 35, tras algunos errores de los leones, Collado -que estaba siendo el mejor jugador de rojiblanco horizontal- robó un balón dentro del área visitante, realizando una pared con el albanés Uzuni para acabar perforando la portería de Unai Simón. Ambos, fichajes invernales, gozando de continuidad cada vez aportan más al equipo; en el caso del catalán volviendo a ser uno de los mejores del equipo con su segundo gol, en el del albanés mantiene su lucha y ahora suma una nueva asistencia tras el gol en el anterior partido. Junto a Uzuni, en la banda derecha, partió de inicio Puertas, realizando uno de sus mejores partidos a nivel ofensivo. En cuanto a la ayuda defensiva y el desgaste que lleva a cabo en cada partido el andaluz no hubo diferencias a lo habitual, incansable. El que volvía al once inicial era Gonalons, demostrando durante todo el partido su calidad y su potencia cuando el físico lo permite. El galo, que fue sustiuido en los minutos finales, liberó durante todos sus minutos de juego a Milla en cuanto a las labores de salida. Este último pasó algo desapercibido durante el choque.

▷ Leer  Domingos Duarte vuelve a una convocatoria de Portugal

La segunda parte comenzaba en una sintonía parecida, aunque con el paso de los minutos los vascos acercaron mucho al Granada a su portería, debido a la necesidad de los visitantes de dar la vuelta al resultado. Sin embargo, en contraposición de lo visto durante la temporada, los nazaríes demostraron una gran solidez defensiva y resistieron la diferencia mínima en el marcador. Con el Athletic volcado buscando el gol que igualase el partido y, quizás con algo de frustración, Vesga realizó una fuerte entrada sobre Germán que le supuso la segunda tarjeta amarilla y, por tanto, expulsión. Los minutos finales fueron caóticos, que contaron un gol anulado a Luis Suárez a portería vacía tras subir Simón a rematar un córner. Se encontraba en posición de fuera de juego el colombiano. Sin embargo, antes de esta infracción Eteki pudo cometer un penalti que no fue revisado. Y tan solo unos instantes de celebrar el anulado 2-0, Raúl García mandó un balón a la madera que hubiese supuesto un duro momento para los locales.

Podemos destacar de este partido la mala actuación del colegiado, Sanchez Martínez, el gran paso que da el Granada -al que Karanka ha cambiado por completo- hacia la salvación y un Athletic insuficiente para pelear por Europa.