Lance del Granada - Celta. Foto: LaLiga Santander.

El Granada salva los muebles en los últimos coletazos del partido ante un Celta de Vigo que se puso por delante tras tanto intentarlo. De ese modo, la permanencia todavía sigue siendo un misterio para el Granada CF.

El Granada CF es capaz de tanto lo bueno como lo malo. Es un equipo que es capaz de todo. Así se ha visto hoy ante el Celta de Vigo, un rival nada fácil de batir con un Aspas que, una vez más, encendió a todo el granadinismo.

Había mucho en juego. Todos lo sabían. El Granada empezó a las mil maravillas, pero se diluyó como una pastilla efervescente. El Celta, con varias jugadas, asustó a los nazaríes, que intentaban volver a desprender todo la solidez defensiva que mostraron ante el Atlético de Madrid.

Aguantaron como pudieron, pero lo hicieron. El Celta no paró, aunque el Granada tampoco se achicó. Suárez tuvo una clara con Dituro, pero el remate fue bloqueado por el argentino.

Aspas se enfrentaba a su rival favorito. La historia no viene de hace poco, pero cada visita a Granada es un estímulo para el de Moaña, que cuajó uno de sus mejores partidos esta temporada tirando de un equipo que pierde su esencia sin su presencia.

▷ Leer  Paco López: "Queremos darle continuidad a un trabajo excelente"

La segunda parte se inició con un Granada de nuevo muy ofensivo. Con hambre y carisma. No duró mucho, pero lo intentaron. El Celta volvió a hacer mucho daño con sus transiciones rápidas y, en un intento de salida de balón, Milla perdió el esférico y habilitó un contragolpe celeste que acabó con un remate de Aspas que tocó en última instancia Puertas.

El Granada no se arrugó con este resultado. Le fastidió, pero no tenía motivos para bajar los brazos. Karanka fue listo y cambió el sistema. Gonalons actuó como central y acompañó a un muy solitario Suárez con Molina. Los cambios funcionaron.

En el descuento, y a la desesperada, el Granada CF pudo poner las tablas. Una acción concreta volvió a dar alas a un equipo que parece que solo sobrevive de esta manera. Machís centró al área y, sin tocar en nadie, el balón entró en la meta de Dituro.

Con este dulce punto, el Granada CF se coloca con 31 puntos y en el decimoctavo puesto, a tan solo un punto de salir de la zona caliente. Todo pasa por Mallorca. La agonía puede cortarse o alargarse.