Parte de la plantilla tras conocer el descenso. Foto: LaLiga Santander.

El Granada CF regresa a Segunda División con muchas cuestiones por resolver. Queda tiempo para reflexionar, pero el proyecto debe empezar a tomar forma.

Lo vivido este pasado domingo en Granada va a pasar la historia. Dependiendo de sí mismo, el cuadro andaluz tiró todo por la borda y dejó escapar la permanencia. Mazazo que conllevó el descenso de cateogría.

Los jugadores tienen gran parte de culpa. Es lógico. No han rendido como se esperaba en su mayoría y, salvo algunas excepciones, la plantilla ha dejado mucho que desear.

De todos modos, las decisiones que se han tomado a lo largo de la campaña no fueron las adecuadas. Todos se dan por aludidos con esta afirmación. Directiva, cuerpos técnicos, jugadores… todos son culpables de esta debacle.

La directiva es la principal señalada. Motivos no faltan. La afición reclamó contra ellos en el último choque ante el Espanyol y, dadas las circunstancias, no sería extraño que desde China se tomarán acciones contra la actual cúpula granadina.

De todos modos, hay muchas cuestiones que a lo largo de estos meses se tienen que aclarecer. Renovaciones, salidas, llegadas, nuevo proyecto

Gracias por todo

Neyder Lozano, Santiago Arias, Yan Eteki, Alex Collado, Dani Raba y Carlos Bacca parecen que van a ser salidas seguras. Salvo el mediapunta catalán que terminó de explotar en el último tramo del curso, siendo de los más notables en el grupo, los demás han pasado sin pena ni gloria.

Montoro, Germán y Escudero son tres futbolistas que tienen el futuro muy abierto. Terminan contrato en junio, y el nivel de los dos primeros no ha sido muy notable esta campaña. No obstante, los galones que tienen pueden hacer que les lleve a quedarse otro curso más.

El caer a la Segunda División conlleva que muchos jugadores, pese a tener contrato, también se vayan lejos de Los Cármenes por su calidad y el gran desembolso económico que pueden dejar en las arcas de la entidad.

Luis Maximiano, Domingos Duarte, Carlos Neva, Luis Milla, Maxime Gonalons, Darwin Machís y Luis Suárez son los principales nominados. La mayoría de ellos acabarán saliendo. Otros se quedarán y querrán asumir este reto. Visto lo visto durante la campaña, se sabe de sobra quiénes son los que de verdad defiende este escudo.

▷ Leer  El Granada CF arrancará la pretemporada con 26 jugadores
Muchas dudas e incógnitas, GranadaCFWeb
Maximiano llorando tras no conseguir mantener al equipo en Primera. Foto: LaLiga Santander.

Nuevas oportunidades

El bajar a Segunda División deriva en un serio aprieto económico. El Granada tiene solvencia, y será uno de los mayores beneficiados con los el reparto del límite salarial en la división de plata, pero el dinero no es una de las cosas que más importa en esta categoría.

Algunos jugadores que han estado a la sombra durante este curso van a poder contar con muchas oportunidades. Aarón, Raúl Torrente, Isma Ruíz, Soro o Arezo pueden ser de los más beneficiados. Nivel tienen, y ganas parece que también.

La principal incógnita está en el banquillo. Las palabras de Karanka en su última rueda de prensa con el Granada en Primera no daban buena señal y dejaba su futuro muy abierto, por lo que no sería extraño que se acabara yendo.

Vuelta a casa

Ahora hay que contar con los cedidos que vuelven a casa. Luis Abram vuelve de Cruz Azul teniendo una alta participación en el club mexicano. Monchu está peleando por el ascenso con el Valladolid. Ambos jugadores tienen una opción de compra por parte de sus actuales equipos. Habrá que ver.

Por otro lado, Antoñín ha pasado sin ton ni son por Málaga. Ha estado metidos en más líos que partidos. Sería extraño que se quedara en Granada.

En quienes si hay mucha esperanza son en Adri Butzke y Ricard Sánchez. El delantero granadino ha jugado trece duelos con el Paços de Ferreira y ha anotado dos tantos. Ya demostró que tenía nivel. Será una pieza importante en Segunda.

Otro que también va a destacar es Ricard Sánchez. El lateral está cedido en el Lugo, donde ha sido clave. Ha jugado 32 partidos, ha anotado un gol y ha dado cinco asistencias. Cifras de locura.

Todavía queda tiempo. Hay que descansar y pensar, pero el proyecto para regresar a Primera debe comenzar a hilvanarse. El ascenso no es un sueño, debe ser una obligación.