Aarón, en una imagen de archivo.

Tras cinco temporadas en el conjunto rojiblanco, y sin tener nunca una oportunidad, busca una nueva aventura en la que sentirse importante.

Primero anunció el Granada la desvinculación del guardameta valenciano y, minutos después, fue su nuevo club el que anunció su contratación. El ya ex del Granada firma por dos temporadas en el efesé.

LLegó en 2017 al filial granadino y fue en la siguiente temporada cuando promocionó al primer equipo, donde solo tuvo la oportunidad de disputar la Copa del Rey y algunos partidos sin importancia de Liga. Profesional en todo momento y, aunque no tuvo esa importancia que él hubiese querido en el campo, si la tuvo en el vestuario, ya que nunca dio un mal gesto o una mala palabra.