El conjunto tricolor cortó la racha de imbatibilidad del Granada CF en el último partido liguero gracias al gol de Calero

La derrota del Granada frente al Andorra fue un jarro de agua fría para los de Karanka. Un rival que parecía asequible demostró al conjunto rojiblanco la dureza de segunda división. Algo que hasta ese momento, el Granada no había sufrido en su piel, pues seguían imbatidos en la competición.

El balance de 7 goles a favor y 0 en contra reafirmaban el gran inicio de temporada de los nazaríes. Algo que vino de la mano de una gran labor defensiva por parte de los zagueros y el arquero, André Ferreira. El portero luso no tuvo grandes intervenciones en sus primeros tres partidos, algo que acaparaba varios de los focos de la competición.

No obstante, esto cambió en el último encuentro. Llegados al minuto seis de juego, el Andorra consiguió batir al portero del Granada, convirtiéndose así en el único equipo que lo ha logrado por el momento. Y pudieron ser más, pero las grandes intervenciones de Ferreira evitaron un resultado más abultado. A pesar de ello, estos números solo hacen reflejar el buen rendimiento de la defensa rojiblanca a la hora de defender su arco.

▷ Leer  Granada 0 - 0 Huesca: Primer empate de la temporada en un insulso encuentro

Esto fue algo que faltó en las últimas temporadas, donde el equipo, a pesar de tener grandes porteros como Rui Silva o Maximiano, seguían encajando muchos goles. Ahora solo queda esperar y ver si esta dureza seguirá estando presente a lo largo de la temporada, o si habrá más equipos que conseguirán meterles mano a este Granada.